martes, 6 de mayo de 2014

El embalse Lagartijo tardará dos años en recuperarse


El déficit de agua en Caracas es de 2.500 litros de agua por segundo.


Imagen tomada de eluniversal.com



MIGDALIS CAÑIZÁLEZ V. |  EL UNIVERSAL
martes 6 de mayo de 2014  11:52 AM

Desde hace aproximadamente dos meses el embalse Lagartijo ubicado a 4 kilómetros del pueblo de San Francisco de Yare en el estado Miranda, dejó de aportar agua para Caracas, debido a que se encuentra prácticamente seco, lo que ha afectado a 25% de los sectores de la ciudad concentrados en los municipio Sucre, El Hatillo y parte de Libertador.

El embalse fue construido de 1960 a 1962 y era una de las tres principales fuentes de abastecimiento de agua de la ciudad, junto a Camatagua y Taguaza.

El reservorio tuyero posee capacidad para almacenar alrededor de 80 millones de metros cúbicos de agua, en una superficie total de 451 hectáreas. Sin embargo, ahora se encuentra en su nivel crítico y para recuperarse podría demorar hasta dos años de fuerte lluvia, según comentó Norberto Bausson, vocero del sector Agua y Saneamiento de la Mesa de la Unidad y quien fuera vicepresidente de Operaciones de la empresa hidrológica en el año 1998.

Es la segunda vez que ocurre esta situación en dicho embalse en los últimos cuatro años. La primera fue en el 2010, cuando Hidrocapital oficializó un plan de racionamiento de agua en toda la ciudad y éste se extendió hasta por dos años.

Durante un recorrido realizado ayer por el embalse se observó que los alrededores están totalmente secos y solo quedan tres pequeñas lagunas de agua en el espacio de su cauce.

El aliviadero, estructura que se usa para descargarlo cuando está lleno, solo hay tierra y piedras.

A unos metros, se ubica el parque Lagartijo, prácticamente cerrado por la escasez de a gua y las actividades recreacionales que se hacian en este embalse también han sido suspendidas. La captación de las aguas de este embalse se hacía a través del Sistema de Producción Tuy I y II que surtía a Sucre, Baruta, parte de El Hatillo y en porcentaje menor a Libertador.

Considera Bausson que "la causa de que Lagartijo haya llegado a esta situación se debe a la sobreexplotación que sufrió los últimos meses, sin tomar previsiones de que este embalse se llena anualmente".

Dijo que dejar de utilizar a Lagartijo para abastecer Caracas ha agudizado el racionamiento extraoficial que ya se aplica en el Este de la capital. Según indicó, Caracas recibe actualmente apenas 17 mil litros de agua por segundo, una cantidad inferior a la de 1998, pues los sistemas han envejecido y se perdió la red de pozos profundos. Según Bausson, el déficit de agua es de 2.500 litros por segundo, debido a que Lagartijo quedó fuera de las fuentes y el Sistema Tuy II trabaja solo a 60% de su capacidad. A ello se debe la falta de agua en muchas zonas de la ciudad.

Para ir al artículo en su fuente original marque aquí

Nota de Alejandro: En estos días se va a realizar en la ciudad de Caracas una "Constituyente Ambiental" Sea lo que sea ese evento, uno de los temas que debería "entrompar" es la grave situación de las cuencas captadoras de agua en Venezuela, en particular en el arco montañoso andino-costero que cubre aproximadamente el 20% de la superficie nacional y concentran más del 80% de la población total. 

En esta zona se está produciendo uno de los mayores daños al ambiente y desarrollo nacional debido al crecimiento urbano acelerado, el crecimiento de las fronteras agrícolas y la explotación forestal, todos estos procesos sin control, ni racionalidad ni responsabilidad, a veces consecuencia de la negligencia, la ignorancia y la pobreza, pero también frecuentemente de políticas públicas irresponsables como la de las "tierras ociosas" y la de invasiones "legalizadas" aún en áreas protegidas por ley. 

De no revertirse esos procesos de daño a las cuencas acuíferas, tendremos un futuro cercano donde la población sufrirá de una grave escasez de agua. No es posible pensar en el desarrollo nacional, ni en políticas para la mejora social y económica del país sin tener una disponibilidad permanente de agua abundante y de buena calidad.

Todo el país debe unirse para trabajar por nuestras cuencas, para ello se necesitan políticas claras, consensuadas y técnicamente desarrolladas, a la par de programas educativos y de comunicación permanentes, integrales y adecuadamente financiados que promuevan la participación de todas las personas, instituciones, empresas y comunidades en la conservación de nuestras cuencas.

En fin, parece que la "Constituyente Ambiental" habrán muchas consignas, ideología y sectarismo, pero poca preocupación real por el futuro de Venezuela.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada