miércoles, 30 de abril de 2014

El subsidio petrolero y la insostenibilidad al límite

Imagen tomada de quintodia.net


Artículo tomado de www.quintodia.net

Por: Alba Marina Gutiérrez

Edición 900 - 04/24/2014


El segundo país del mundo que tiene la gasolina más barata es Arabia Saudita, y la vende por encima de los 16 centavos de dólar. Venezuela la vende 16 veces por debajo
Cientos de miles de bidones de gasolina, pipotes y grandes recipientes atraviesan día tras día las fronteras venezolanas. Es la imagen visible de un negocio “furtivo” que se impone sobre la estética y el equilibrio del ecosistema. Simultáneamente vulnera la estabilidad socioeconómica de las comunidades adyacentes, seducidas por una actividad ilegal que pone en riesgo sus vidas, construye amenazas (probabilidad de que ocurra una situación adversa) y fomenta diversas formas de corrupción entre civiles, militares y entes oficiales. Jugosos dividendo son un secreto que susurra entre las aguas de los ríos, las carreteras y los caminos verdes entre países hermanos.

Las consecuencias del subsidio a la gasolina es un asunto ampliamente conocido. Ha ocupado reportajes especiales dentro y fuera de Venezuela. Pero, en esta ocasión se consultó a Juan Luis Martínez, a propósito de la presentación de su libro Venezuela: Subsidios al límite (2013). Este ingeniero mecánico de la USB, con postgrado en Finanzas del IESA, con más de 20 años de experiencia en la industria petrolera y miembro del Grupo Orinoco (coalición técnica, de estudio y análisis) dio detalles en entrevista exclusiva para Quinto Día.


-¿Cuáles son los antecedentes de este libro?

- Mi trabajo en consultoría en el área de gerencia de proyectos, especialmente, en energía, gas natural en Venezuela, me permitió profundizar sobre los combustibles líquidos. Investigué y me basé en fuentes oficiales: Menpet, INE, Pdvsa y del BCV; algunos números los proyecté de la manera más sensata posible.


-¿Qué le dijeron esas cifras?

- Me llevó a concluir que, efectivamente, el subsidio que se proporciona a los combustibles líquidos en Venezuela ha tenido un incremento más que significativo, sobre todo, durante los últimos 10 años. El último ajuste en bolívares de los precios de la gasolina para uso automotor fue en el año 96 (gobierno de Caldera). Desde entonces, solo ha habido algunos ajustes marginales para combustibles de aviación y de uso industrial; y no sobre los grandes volúmenes que se consumen en el sector automotor y eléctrico. Este costo acarreado del subsidio para 2011 y 2012 sobrepasa los 20 mil millones de dólares al año.


- ¿Qué significa esa carga que absorbe el Estado y la población?

- Proyecciones para el 2014 reflejan que el monto del subsidio ya supera ampliamente los 23 mil millones de dólares al año; posiblemente sea más. Un elemento clave en este monto es que, aproximadamente, 65% de todo ese subsidio lo acarrean los auxilios económicos que se otorgan para el combustible del sector automotor. Me refiero a la gasolina de alto y bajo octanaje y al diesel (para transporte pesado, de carga y público). Hablo de un volumen total anual de 400 mil barriles diarios de combustible. Luego, cuando relaciono una serie de situaciones que observo en la industria petrolera y en la cadena de comercialización, entiendo porqué el subsidio contribuye a que se dé un deterioro en la operación de Pdvsa y en el desempeño de toda la cadena de comercialización del combustible. Esos efectos en Pdvsa hay que trasladarlos a los efectos colaterales que se derivan, los indirectos; por ejemplo: los niveles de inseguridad con que opera la industria petrolera, porque incide en los recursos que pudiera destinar el Estado para los sistemas supervisores, seguridad y de sus operaciones.

Para seguir leyendo este artículo en su fuente original marque aquí


Nota de Alejandro: Importantísimo que se publiquen trabajos como el presente donde se presentan ideas y propuestas que van más allá de la idea clásica de un trabajo periodístico sobre temas ambientales. El subsidio a la gasolina en Venezuela y sus efectos ambientales y sobre la sustantabilidad social y económica del país es a la vez enormemente importante, como muy poco discutido en los medios de comunicación. Esto quizás debido a que tiene un enorme aura de tema "Voldemort" y que por lo tanto los políticos de todos los bandos en el país lo rehuyan continuamente por su real o supuesta impopularidad y conflictividad, pero que por lo contrario los medios de comunicación pueden apoyar el cambio necesario de percepción para que la población del país entienda que este subsidio no sólo no es un beneficio económico o social sino que es absolutamente insustentable, inequitativo y quizás simplemente estúpido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada