martes, 1 de julio de 2014

Informe hidrológico demuestra irregularidades en agua potable

Análisis coinciden en mostrar valores fuera de norma

Sábado, 28 junio a las 19:45:34

Imagen tomada de elperiodiquito.com/

A mediados de junio, Hidrocentro actualizó en su página web los datos de calidad de agua a la salida de sus plantas de potabilización en Aragua, Carabobo y Cojedes para los meses de marzo y abril de 2014. En la Lucio Baldó Soules, que surte de agua a Maracay, algunos valores empeoraron. El color pasó de 7 a 10, la turbiedad de 4,2 a 5,8, el pH también se elevó de 7,3 a 7,6 pero los valores más peligrosos como la cantidad de aluminio, hierro y cloro bajaron. Algo similar sucede en la planta Dr. Alejo Zuloaga, que surte a Valencia y San Carlos de Cojedes.

Sin embargo, no son buenas noticias. En un documento firmado por cinco analistas de Control de Calidad de Hidrocentro, entre ellas Wilma Judit Carvallo Montero, cédula de identidad V-5.774.635, para el ingeniero Roger Molina, coordinador de la Alejo Zuloaga, se revela que la caída de estos elementos en el agua que entrega Hidrocentro es por la falta de insumos para su purificación.

"La ausencia de suministro de sustancias que son necesarias para procesar el agua cruda y obtener un agua apta para el consumo humano", denuncia el documento membreteado con el logo de la hidrológica, sellado y recibido por la gerencia de Recursos Humanos y jefatura de Protección Integral el pasado 18 de marzo de 2014.

"Los analistas de control de calidad estamos sometidos a situaciones de trabajo peligrosas e insalubres permaneciendo durante toda una jornada inhalando olores nauseabundos, emitidos por la falta de desinfección del agua", prosigue el texto. "Recibimos a cada momento información de los operadores de planta que sienten irritación en las mucosas debido a los valores de cloro combinado".

"Dejando brevemente descrito los riesgos inminentes a los que estamos expuestos y a lo que estamos exponiendo a la población", expresan antes de revelar que se rehúsan a continuar proveyendo agua "fuera de norma" o documento escrito que las libre de corresponsabilidad al no ser un cargo con poder de toma de decisiones. La carta lleva copia a la Presidencia de Hidrocentro, Archivo, delegado de Prevención y Jefatura de Protección Integral.


SECARON EL GUATAPARO

Para el exparlamentario regional Germán Benedetti, quien ha realizado un exhaustivo seguimiento a las denuncias sobre la calidad del agua desde 2008, el inusual secado del Dique Guataparo (reserva de emergencia) que observó desde abril de 2014 encontraría explicación en un posible uso exclusivo del agua de este embalse por "proceso incompleto de potabilización" en la planta Alejo Zuloaga.

El exdiputado carabobeño explica esta decisión en la menor salinidad -y mayor calidad del agua- del Dique Guataparo, de 100 microsiems por centímetro (uS/cm), muy inferior a las de 500 uS/cm en el embalse Pao Cachinche, considerada de esta forma como salobre y no potabilizable. Estas medidas obtenidas según parámetros de conductividad eléctrica. "Los procesos de clarificación del agua con sulfato de aluminio -usado en todo el planeta- no funcionan con agua salobre, es decir, con índices mayores a 300 uS/cm", explica. Recuerda que aún así, prosiguen valores no reglamentados de aguas con coniformes fecales, cianobacterias y metales.

Benedetti revela que en mediciones de mayo de 2014 la salinidad del agua que llega a Valencia es de 480 uS/cm, pero que en los embalses Pao Cachinche y Pao La Balsa era de apenas 150 uS/cm antes del trasvase del lago de Valencia en septiembre de 2007, que los contaminó con nitratos y fosfatos.


ANÁLISIS DE LA UC

Johana Mota-Álvarez, bioanalista y profesora de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Carabobo, explicó los valores de una toma de agua realizada por vecinos de la urbanización Las Acacias, al sur de Maracay, a finales de mayo, la cual arrojó valores fuera de norma de nitratos, fosfatos y plomo.

El plomo es un metal pesado que afecta múltiples sistemas del organismo con mayor incidencia en niños y mujeres embarazadas. "Con 19 microgramos por litro, el valor está un poco por encima de los estándares aceptados, esto puede ser por contaminación indirecta por residuos en las tuberías y griferías con aleaciones de este metal en virtud que es relativamente nuevo el uso de plástico en las mismas. Los sistemas de agua datan de esa época".

"Los nitratos en exceso causan problemas directamente en el nivel de hemoglobina, afectando su capacidad transportadora de oxígeno al oxidar el hierro irreversiblemente de su estado Fe+2 al de Fe+3", explicó la académica. "Los nitratos provienen en su mayoría del arrastre de fertilizante no absorbido, sistemas sépticos o contaminación por excretas, producidos por el metabolismo de bacterias frecuentes en los desechos". Finalmente, "los fosfatos favorecen el crecimiento de las algas, que consumen el oxígeno del agua, acidificándola e incrementando su dureza. Pueden provenir de fertilizantes y pesticidas, pero en mayor proporción de detergentes y productos de limpieza".


TRABAJADORES DENUNCIAN 

"Hemos sido cómplices por miedo. Algunos tenemos muchos años en la empresa y si nos despiden no tenemos edad para buscar otro trabajo". Así se expresan empleados de Hidrocentro que pidieron anonimato. Señalan a Tomás Bello, vicepresidente de la hidrológica, de obligar a analistas de calidad a trabajar aún sin implementos de seguridad, so pena de ser trasladadas lejos de sus hogares.

Denuncian que Hildemaro Villanueva, director del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel) de Carabobo, se ha negado a levantar los informes de irregularidades en su ambiente de trabajo.

Para ir a la fuente original de este artículo marque aquí

Nota de Alejandro: Este parece ser una historia sin fin. No únicamente la historia del grave problema ambiental y sanitario que se está imponiendo sobre una enorme cantidad de personas de todos los estratos sociales y preferencias políticas al obligarlos a consumir aguas contaminadas. Si no también el de la falta de responsabilidad, negligencia y falta de ética de un grupo de funcionarios que tienen bajo su cargo la obligación legal de suministrar agua libre de contaminantes a todos los venezolanos. A veces me pregunto, si ellos mismos se creerán que viven en otros país o son extraterrestres y sus hijos qué agua toman y cuál es el agua que usan para prepararles sus alimentos.

Para sumarle más puntos a este drama, un amigo me contó la siguiente situación: "Hace dos semanas pasé por la carretera entre Villa de Cura y San Juan de los Morros donde el río Guárico corre al lado de esta la carretera y el río llevaba mucha agua a pesar de la sequía, luego me enteré que este caudal se debe a que están trasvasando agua del Lago de Valencia al río Guárico y recuerden que el río Guárico es el que llena el embalse de Camatagua y de aquí llega gran parte del agua de Caracas y ya el río Guárico recoge todas las aguas servidas de San Juan de los Morros y a éstas se le suma el agua del Lago de Valencia, así que en Caracas ya no sabemos qué calidad tiene el agua".

Me pregunto hasta dónde llegaremos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada